Trueba, Castro, Barberá y España...

Siempre he dicho, y lo mantengo, que por una bandera o un himno jamás verteré ni una gota de sangre.

Uno no nace en el sitio que quiere sino donde sus padres echaron el polvo que nos convirtió en lo que somos. Que uno se sienta inmerso en un patriotismo exagerado o no, es cuestión de la educación o quizás de la propia sangre.

No me preocupa esto, que cada uno piense como le de la gana, pero por favor, sin joder a los demás.

En estos días han sucedido varios acontecimientos en este país nuestro que han demostrado, o mejor dicho, han corroborado lo distinta que puede ser una noticia según el pensamiento de cada uno.

 Empecemos con Trueba.

 Cuando alguien dice algo en este santo pueblo, tiene que tener la habilidad de explicar después lo que dice y porqué lo dice.

 Uno puede perfectamente nacer en un sitio determinado y no gustarle. Por lo que sea, porque es muy feo, porque no te gusta la gente o simplemente porque no te identificas en la forma de actuar del resto o de los que mandan, por poner ejemplos... sin embargo eso no te convierte en nada.

 Ni bueno, ni malo. No te gusta y ya está. Tú sigues colaborando, pagas tus impuestos, te tragas todo lo que te digan, pero no te gusta. Te gusta más como lo hacen en otras partes y añoras no tenerlo tú. Ya está.

 Por tanto, no amas ese sitio, lo soportas como puedes, pero sin dejar de cumplir como cualquier hijo de vecino. Anti? Anti qué?

 Miremos a los patriotas que se ponen cinturones con la bandera y pagan sus impuestos en otro sitio. 

 Muere Fidel. Y me tengo que quedar pasmao.

 Como puede una figura como Castro o como cualquier otro que se muera desarrollar opiniones tan diferentes como las que oigo estos días.

 De dictador a defensor del pueblo. De mandatario extraordinario a fascista empedernido. 

Yo no seré el que opine sobre esto, porque ni lo sé, ni nunca me he preocupado de saber que es lo que pensaba este señor.

Conozco opiniones de cubanos y tampoco se ponen de acuerdo.

Pero me preocupa que estos personajes son los que están ocupando las gradas de un parlamento que tiene que decidir  como deben vivir Trueba y yo mismo y entonces ya es cuando no comprendo esa necesidad de ser patriota por cojones.

 Y queda la "pobre" Rita Barberá. Fallecida, así, de repente, en un hotel. Inmediatamente los dos lados. el pésame por la gran política que acaba de fallecer o la negativa al minuto de silencio que no merece una delincuente.
 Unos, retratados porque la apartaron de su partido como un perro sarnoso y ahora lloran desconsolados y los otros calificando de mil cosas a la señora, sin haber sido condenada de nada hasta el momento.

 Tampoco en este caso tengo opinión posible y aunque se le imputan delitos varios, aún no se le ha declarado culpable y uno de los principios fundamentales de la justicia es que uno es inocente hasta que se demuestra lo contrario.

 Lo que si está claro es que la patria y la muerte se parecen mucho, puede cambiar todo en un momento, de estar vivo a palmarla o de estar calladito a soltar algo que no le gusta a muchos de los que viven junto a ti en un territorio determinado.

 Así que suscribo totalmente la frase de no sé quien fue, pero que no es mía.

 Una ardilla puede ir de Cádiz a San Sebastián, saltando de gilipollas en gilipollas.

 Por favor, no me hagáis boicot al blog.....

Comentarios

  1. Hola Paco: Yo, con lo de Trueba no estoy de acuerdo. Yo no he ido ni pienso ir a ver una pelicula de este tipo, ni que la hagan gratis y regalen las palomitas.

    En lo demas, comparto tu criterio. Y en lo de los gilipollas, creo que podria seguir luego desde Cadiz a la Junquera. Gilipollas hay para llenar miles de trenes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Samuel Johnson, poeta y escritor inglés del siglo XVIII afirmó: "El patriotismo es el último refugio de los canallas."…pues eso.

    Dicho ésto, me vienen a la cabeza las estrofas de la canción de Brassens "La mala reputación", interpretadas por Paco Ibáñez:

    "No, a la gente no gusta que
    Uno tenga su propia fe

    Todos, todos me miran mal
    Salvo los ciegos es natural.

    Cuando la fiesta nacional
    Yo me quedo en la cama igual,

    Que la música militar
    Nunca me supo levantar.

    En el mundo pues no hay mayor pecado
    Que el de no seguir al abanderado”.

    Para desgracia nuestra, el asunto sigue igual…

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Paco, patrioterismos aparte (yo me siento paisano de mucha gente, y me darñia pasta por no ser paisano de Pedrerol, por ejemplo), hay verdades que nadie puede obviar, por muy librepensamiento que haya. Me explico:

    - Admiro algunas de las pelis de Trueba, como Belle Epoque, genial. Pero hay que ser gilipollas para insultar a España mientras se vive de un negocio subvencionado por España. Simplemente eso, gilipollas, y en la gilipollez llevará su penitencia.
    - Castro ha sido un asesino en serie, entre otras cosas porque sin serlo es imposible permanecer 60 años mandando sin dejar votar a nadie. Asesino físico y psicológico, pues en mi opinión el último reducto del ser humano para ilusionarse por su esfuerzo personal, en el sentido de que le verá recompensado, es la propiedad privada. La abolición de la propiedad privada ha generado cuentos de millones de muertos, y muchos más humanos inmersos en la miseria. El discurso de "es mejor todos pobres a que haya ricos", es el más miserable de la historia, pues al final hay que cerrar las puertas "del paraíso" para que nadie se escape del mismo. Cuba es la miseria elevada a la máxima potencia, una mierda de país al lado del super injusto régimen anterior. Y la razón es esa: que el cubano años 50, con todas las injsuticias que sufría gente a pesar de ser Cuba la 3ª renta percápita de América, podía soñar con que le cayera la lotería en forma de un contrato con un tipo rico. O simplemente con salir de Cuba. Pero ya se ha encargao la propaganda de inventar la historia como si Cuba años 50 fuera un infierno donde la gente se moría por la calle. Da igual, cuando se sepa toda las hijoputeces de la familia Castro, pasará como cuando se supieron las de Stalin, que todos los progres de salón se callaron como putas tras defender el stalinismo hasta la náusea. Ya sabes, es peor 10.000 asesinados por el hijo de la gran puta de Pinochet, que los 120 millones de Mao o Stalin. Es lo que hay.
    Lo de Barberá, pues lamentable. El puto PP cediendo al chantaje de Ciudadanos para echar a cualquier "investigado", cuando todos los partidos han sido financiados ilegalmente, y siguen en ello, y cuando al menos gente como la Rita le dio una vualta a Valencia que no la conoce ni la madre que lo parió. Hace 30 años yo evitaba pasar por allí.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, esto si que es un milagro. Vos por aquí. Es bromaaaaa...

      Eliminar

Publicar un comentario

Si quieres insultar, este no es tu blog. Gracias.

Entradas populares de este blog

Ya sólo me queda uno

¡Viva España!

Barcelonistas forofos