La verdad



Mientras más años tiene uno, más difícil es saber que es verdad y que es mentira. o mejor dicho, quien dice la verdad y quien la mentira.

Cuando dos personas humanas ven algo, y uno dice que es blanco y el otro negro, tiene que tener su explicación lógica, para la gente, no existen los matices, ni los grises claros u oscuros.

Cuantas veces nos habremos enfadado con alguien por no ser capaces de reconocer que el otro tiene razón. ¿O no? ¿O es que estamos tan seguros de poseer la verdad que ni pensamos en la posibilidad de estar equivocados?.

Como ejemplo claro de este lío de interpretaciones, está el futbol.

¿Como es posible que se den casos como este?.

La mayoria de los barcelonistas dicen que Undiano es un súbdito del Madrid y los madridistas que es un seguidor del Barça.

Es imposible tanta diferencia de posturas si una de las dos fuera cierta.

Pero claro, el Madrid no pierde siempre con Undiano y el Barcelona tampoco. Si esto ocurriera, seria lógica la opinión de unos y otros.

Cuando oyes a aficionados del Madrid decir que los locutores de Canal+ son barcelonistas, y tú estas convencido de lo contrario, es que te pones a pensar si eres gilipollas o no te enteras de nada. 

Pero ni piensas que puedes estar equivocado.

Ejemplos como estos podríamos poner veinte mil, cada uno tiene su opinión y yo creo que hasta los Manolos están seguros de que lo que dicen es lo verdadero.

Si nos metemos en la política, no es posible que después de estar unos cuantos años defenestrando la política del PP, con su corrupción  pululando por toda España, que lleguen las elecciones y siete millones de personas digan que estos son los buenos, o que otros cinco millones digan que el PSOE es la solución cuando han estado también un montón de años llevándoselo todo lo que no está en los escritos.

Así, ocurre que mis vecinos del tercero al llegar nosotros nuevos al edificio, la señora decía que mi niña era clavada a mi, y el señor que se parecía un montón a mi mujer.

En este caso, y sin que sirva de precedente, es imposible ninguna de las dos cosas puesto que mi hija es adoptada y como no sea por mimetismo, es imposible que se parezca a ninguno de los dos.

Tendríais que ver la seguridad y la discusión de la pareja para demostrar su "verdad".

Entonces, si nos ponemos a pensar seriamente, solo hay, creo yo, una verdad como un templo, y es la llamada "ley Campoamor", utilizada en la administración para dar nombre a todo aquello que supone una traición a la verdad, según el poeta.

 "En este mundo traidor,nada es verdad y nada es mentira, todo es según del color del cristal con que se mira."

Pues eso, apliquémonos el cuento.




Comentarios

  1. Jajaja, lo de tu hija es buenisimo. No se si es en serio o no pero si es cierto es de morirte.
    La verdad es que eso de Undiano y los del plus yo lo he pensado muchas veces cuando en blogs madridistas dicen eso mismo.
    Sera que estamos tontos todos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de mi niña es inventao. De mi mujer es seguro... jaja

      Eliminar
  2. Cuanta razón, amigo Paco.
    Todo es interpretable y cada uno lo ve a su manera y da sus argumentos.
    Pero también te diré una cosa, hay varios tipos de personas y puede ser que eso también sea clave para entender que veamos las cosas tan diferentes.
    Los hay más manipulables que otros y esos son los que repiten como loros lo que ven en la tele o lo que oyen en la radio, pero sólo se quedan con lo que les interesa.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso es que no sabemos por donde andamos. Gracias por participar

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. El problema más grave es que vamos hacia el analfabetismo absoluto. Una evolución regresiva en toda regla.
    Paradójicamente, en la era en que la gente tiene más acceso a la "información", más "desinformada" está.
    Proliferan como setas los cenutrios ignorantes y chillones, que discuten de todo lo humano y lo divino, sin haber abierto un libro en su puta vida. Y así nos luce el pelo.
    Ésto no tiene solución a vista.
    Los ilustres sirvergüenzas que nos gobiernan y nos expolian (con la complicidad de quien les vota), están encantados de la vida: a más ignorantes, más masa manipulable, y por tanto, más facilidades para seguir "a lo suyo"...(que, por desgracia, no es "a lo nuestro").
    Los mediocres de hoy son los potenciales votantes del futuro.
    Esa mediocridad hay que fomentarla y, si es posible, potenciarla “desde arriba”, para que nada cambie y sigamos anclados en el siglo XIX, el de la oligarquía y el caciquismo, no vaya a ser que a la gente le dé por pensar, descubra el engaño, y el tinglado se les vaya a la mierda (con perdón).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como casi siempre, totalmente de acuerdo .

      Eliminar
  5. ?¿Paco enganchamos los blogs?. Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si quieres insultar, este no es tu blog. Gracias.

Entradas populares de este blog

Ya sólo me queda uno

¡Viva España!

Barcelonistas forofos