Tiempo perdido.

Hacia tiempo que no los escuchaba. 

Los Beatles en los auriculares y una extraña sensación de repente.

Porque de pronto, me vinieron a la memoria cosas que creía tener totalmente olvidadas.

Camino del trabajo con "Let it be" en los oídos y los recuerdos asimilados a la música. 

Muchos, muchos recuerdos, pero tristemente olvidados hasta esta tarde que me renacieron como si alguien o algo quisiera darme el día.

Y es que cosas que hace muchos años eran importantes y formaban parte de mi vida, se han ido diluyendo en el tiempo como un azucarillo en un café.

Cosas y gente que con la edad te confunden. 

Cosas y gente que crees que van a estar contigo toda la vida y resulta que sin saber como, de repente, desaparecen sin motivo aparente pero que dejan un significado claro de lo que era aquello. Un espejismo, un momento de falsedad y de erróneos conceptos de amistad.

Es una pena no tener la experiencia que te da la edad, cuando eres joven. Pero los años son los que hacen que te des cuenta de la mayoría de las cosas que suceden. Antes, con veinte o treinta años no tenias ni puta idea de lo que podía suceder. Inocencia, que se dice.

Pero a lo que iba, lo que más fastidia de todo esto es el tiempo perdido, sobre todo porque lo has perdido con aquellos que no merecen ni un minuto de tu vida.

Así que el recuerdo de esta canción, que tardé en olvidar, pero que ahora parece que nunca ha sucedido (cosas de la experiencia), me ha hecho recapacitar sobre esta cuestión.

Nunca debe uno dar por hecho algo hasta que no llegue a una edad importante que le permita ver todo desde la óptica segura de la experiencia.

Hay cosas que se tienen por seguras a los veinte años y que cuando menos te lo esperas desaparecen por completo. 

No era algo real, era un teatro temporal, todo mientras convenía, si no, no tiene explicación.

Lo dicho, maldita la hora que pensé que estaba viviendo feliz, sin saber que lo que venia era la más profunda de las tristezas.

Era todo una perdida de tiempo.



Comentarios

  1. A veces la escuela, la calle y la niñez se nos quedan encerrados en un rincon.... y si las recordamos parece que vayamos a despertar, parece que las canas y las arrugas parezcan mas claras, desafiandonos. A veces es mejor no recordar mucho, porque en los rostros de aquellos amigos ves tu propia vejez. Y de decepciones, para hacer un libro, el libro de la vida. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Momentos Antonio,momentos, ya todo está olvidado. Penosamente olvidado.

    ResponderEliminar
  3. Que duro es hacerse viejo, queridos amigos.

    Lo bueno que el Barça vaya tan mal es que ahora toca dedicar más tiempo al cine y a leer ;-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. No lo sabes tu bien. Jajajajaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si quieres insultar, este no es tu blog. Gracias.

Entradas populares de este blog

Ya sólo me queda uno

¡Viva España!

Barcelonistas forofos