Extenuados....



Tengo que decir que cada día me creo menos las cosas que escucho.

A medida que voy tirando hojas de calendario, y ya son unas pocas, me parece que las cosas que intentan meternos con calzador en nuestra cabeza tienen poco de real y un mucho de justificación absurda ante situaciones determinadas.

Hoy, después de mucho tiempo sin hacerlo,  voy a hablar de futbol, pero de futbol de élite, es más me voy a ceñir exclusivamente al futbol multimillonario de la Primera División española.

Está claro que en esta vida nos la meten doblada con cualquier cosa, y si por desgracia no entiendes mucho del tema, ten por seguro que te engañan como a un chino.

Así que teniendo en cuenta que jugué muchos años al futbol, algo se me ha quedado y mi opinión en este tema no es por tanto una presunción.

Resulta que los jugadores de los equipos que luchan por el titulo de la "mejor" Liga del mundo, han llegado física y mentalmente agotados al final de la misma y con los depósitos completamente vacíos. (Leído y escuchado en distintos medios periodísticos)

Recuerdo mi época de futbolista y trabajador a la vez. Es decir, entrenábamos todos los días de la semana menos los sábados después de una  jornada laboral de ocho horas, unos más cansados y otros menos pero después de trabajar. Cuando nos decían que teníamos que jugar entre semana era una alegría para el cuerpo.

Los viajes se realizaban el mismo día del partido, vamos que llegábamos al sitio una hora antes de empezar a jugar. Y las condiciones del viaje era en coches particulares que a veces hasta te costaba la gasolina a ti.

Cuando acababas, a casa otra vez con un montón de kilómetros en el cuerpo y a recuperar para el entrenamiento del martes después del trabajo. No conozco ningún caso en los quince años de futbolero, de alguien que se encontrara extenuado en ningún momento de la temporada y casi podría asegurar que si no terminase la Liga hubiéramos seguido dando patadas al balón.

Ojo, os aseguro que he tenido compañeros de equipo que jugaban mejor al futbol que muchos de los que hoy están jugando en la Liga, y jugábamos en campos de tierra donde la conducción y control de la pelota no tiene nada que ver con los tapetes donde juegan nuestras figuras.

Así, que no me cuenten rollos chinos. Unos jovencitos que están entrenando diariamente tres horas al día, que disfrutan de los mejores masajistas, de los mejores recuperadores, de los mejores hoteles para dormir, de los mejores aviones para viajar, de médicos particulares, psicólogos y la hostia en verso, que no tienen una puta preocupación porque ni los pueden echar y cuando acaben tendrán siete generaciones cubiertas por los euros generados que me digan que se encuentran psíquica y físicamente agotados es para quitarles todo lo que tienen y si es posible meterlos en la cárcel, directamente.

Así, que por ultimo, a los periodistas que cuentan estas cosas y tratan de justificar lo que sea con estas chorradas, les digo que no, que eso es un cuento chino, que es imposible cansarse de esa manera jugando en la Liga de las estrellas, que la otra, la de los que juegan en las Terceras y demás, esos si, aunque solo sea pensando en si una lesión  le puede suponer el despido de su trabajo y entonces su agotamiento llegará por todos lados.

Estos, los de Primera, son unos privilegiados por donde los mires.

Y no se agotan, seguro.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Ya sólo me queda uno

¡Viva España!

Barcelonistas forofos