Alternativa...


Yo, para mis amigos, quiero lo mejor. Otro ejemplo del maestro Reverte.

"Me lo comentó el otro día una profesora que trabaja en un colegio laico, mixto, de excelente nivel y prestigio. Con vitola culta y liberal. De los veintitantos niños de ocho a nueve años que tiene en su clase, sólo dos cursan Religión como asignatura optativa. Y en el resto del cole, más menos. Casi todos los padres eligen para sus hijos algo llamado Alternativa. Eso me picó la curiosidad. Lo mismo me da para insultar a alguien el próximo domingo, me dije. Que en los últimos artículos me he amariconado mucho. Así que esta semana hice algunas preguntas y obtuve, como veía venir, apasionantes respuestas. Y conclusiones. La principal, básicamente, es que lo mismo con el Pepé, con el Pesoe o con la madre que nos parió, esto va a seguir siendo una puñetera bazofia para analfabetos. Porque seamos justos. Ni siquiera podemos echar la culpa a los planes infames de educación que unos y otros nos llevan asestando desde hace tiempo. Los primeros responsables, los culpables son los mismos papis. O sea. No sé si me explico. Somos nosotros.


Imagino que a estas alturas de la página y sus titulares algún simple habrá pensado: vaya carca, el amigo Reverte, pidiendo el catecismo para los niños. Pero no estoy hablando de eso. Cuando lamento que los padres elijan para sus niños Alternativa en lugar de Religión, no añoro doctrina cristiana ni encaje de bolillos teológico. A mi juicio, la asignatura de Religión debería ser un espacio donde a un niño se le dotara de los mecanismos culturales adecuados para comprender el peso y papel de las religiones en el mundo: Islam, budismo, etcétera. Lo que se trajina. Lo que hay. Y también, naturalmente, el Cristianismo y el peso indudable que la Iglesia Católica, para bien y para mal, ha tenido en veinte siglos de civilización y cultura europea. En las bases de lo que algunos aún llamamos Occidente. Lo mismo que la cultura clásica, el Renacimiento o la Ilustración: somos Homero, Platón y la Enciclopedia tanto como los Evangelios y la Biblia. A ver de qué manera van a poder interpretar las claves de esa cultura europea, disfrutarla y aprovecharla, chicos a los que se limita la posibilidad de conocer sus raíces elementales. Su sedimento de siglos. Por poner un ejemplo fácil: de qué le sirve a un joven visitar el museo del Prado si desconoce los mitos y personajes que figuran en la mayor parte de los cuadros.

Hagan una prueba. Yo la hice, y todavía me tiemblan las manos. Pregunten a una docena de chicos de quince años, formados en esa ESO nefasta que nos legaron los infames Maravall y Solana, con la complicidad posterior de tanto idiota y/o cobarde responsable de Educación -que cada uno se adjudique el adjetivo adecuado- y el remate de los analfabetos que legislan desde Bruselas, cómo se tomaba la vida Job, qué lamentaba Jeremías, qué es multiplicar panes y peces o qué efecto produjeron las trompetas de Jericó. Aunque tampoco crean ustedes que lo de Religión es para tirar cohetes. Que eso garantiza nada. En este mundo descafeinado y edulcorado que ofrecemos a las criaturas, algunos consideran que ya han cumplido con ponerle el Moisés de Disney a los niños. Los más osados van por ahí, figúrense, por ese registro de perfil bajo: pajaritos y flores en el Edén, Ruth y Booz bailando entre espigas de trigo, José perdonando a los hijoputas de sus hermanos. Cosas así. A ver qué profesor tiene huevos, con los papás y los políticos y la sociedad de ahora, a contarles a los niños que Judith degolló a Holofernes tras echarle un polvo, que Noé no habría pasado un control de alcoholemia, que Abraham quiso dar matarile a su nene, o que Sansón, ciego por culpa de un malvado putón verbenero -me sorprende que las ultrafeminatas radicales no hayan exigido todavía borrar tal episodio de la Biblia-, se suicidó llevándose por delante a toda la peña de filisteos y filisteas. Que ésa es otra.
Pero bueno. Ni siquiera Disney, oigan. En lugar de aprender esas y otras cosas apasionantes o divertidas en clase de Religión, los niños van en masa a la de Alternativa, a tocarse las pelotillas -o su correspondiente, las niñas- haciendo manualidades y chorradas. Perdiendo el tiempo de forma miserable. Eso sí: disfraces y fiestas de primavera, de verano, de otoño, de invierno, Halloween y cuanta estupidez se ponga a tiro, no se pierden ni una. Hasta el pavo de Acción de Gracias empiezan a comer en algunos colegios -que hay que ser gilipollas- aunque los enanos no tengan ni idea de qué agradecer, ni a quién. Por lo demás, sobre la asignatura de Alternativa puedo citar un ejemplo cercano, certificado: el curso pasado, a una sobrina mía -este año sus padres, agnósticos y de izquierdas, la han apuntado a Religión- le enseñaron a jugar al bingo. "

Comentarios

  1. Autenticamente genial, Paco. Ni puta idea tienen de nada. Luego estudiara alguno Historia del Arte y pensaran que las iglesias del romanico eran de muros griuesos y sin ventanas pues ... no se,porque haria mucho frio entonces. Total,que coño les importa si para acabar en el paro igual les da tener unos estudios o no tenerlos.
    Luego, 4 manifestaciones y a gritarle a alguien.
    O al gobierno a robar.
    En fin, que estoy de acuerdo. Que las religiones nos ayudan a entender la historia, pero que en realidad a los que vienen la historia les preocupa lo mismo que la religion.
    y a los papas,que apre¡uebe el niño aunque no tenga idea de nada, no se tengan que quedar sin vacaciones este año.

    ResponderEliminar
  2. Mira que no siempre estoy de acuerdo con Reverte y muchas veces me parece medio gilipollas, pero cuando tiene razon la tiene el chaval...

    saludos sado-paco...=)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro cambio de look? Eres un inconformista. A mi me gustaba más el ojo.

      Eliminar
    2. A mi tambien Paco, pero estoy haciendo una prueba. Parece ser que Google, no te saca el avatar en las busquedas sino se te ve el rostro. Y antes de poner una foto de mi belleza, ensayo con el DOC! =)

      Eliminar
  3. Conocí a una tía, licenciada en no sé qué carrera, que era incapaz de hablar de usted, "no sé como se hace, Kufis". Y por entonces ya tendría sus 25 añitos. Eso sí, estaba buena y siempre sonreía, "lo tengo todo, nada me falta"

    El problema de este país de idiotas interesados llamado España es su falta de Educación, ni más ni menos, pero como esa falta resulta interesante para el Poder pues ahí seguimos, jugando a las banderitas y al "¡uy lo que ma disho...!"

    No he leído nada de Reverte, quisir, ningún libro, no me interesan, pero sí sus columnas cuando las encuentro, que tampoco las busco, y he de decir que me gustan, tanto por lo que escribe como por el como lo escribe.

    Además, físicamente me recuerda a un buen amigo, al panadero Rompetechos, un crack de la meseta.

    Un saludo, Paco.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por vuestras opiniones. A mí, la verdad es que me gusta la prosa de este tio, pero claro, yo también soy mal hablao, será por afinidad o algo así.

    ResponderEliminar
  5. Hola Paco,
    aquí te escribe uno que no sólo se ha educado en la ESO, sino que además no ha cursado en su vida religión, me gustaría comentarte que las cosas no son exactamente como las planteas, no se trata de lo que se aprende en el cole, sino de lo que se aprende en la vida. Mis padres, ateos de pies a cabeza, siempre me dejaron escoger cuál debía ser mi educación. Nunca en mi vida me planteé escoger religión (la alternativa era educación sexual, que a parte de más interesante puede considerarse más útil). Juro solemnemente no haber leído nada parecido ni remotamente a la Biblia o un evangelio, y sin embargo, a tus cuestiones:
    cómo se tomaba la vida Job, qué lamentaba Jeremías, qué es multiplicar panes y peces o qué efecto produjeron las trompetas de Jericó.
    Sé que Job era un tipo extremadamente paciente, pese a las pruebas (también llamadas hijoputeces) a que le sometían dios y el diablo. Sé que Jeremías era un profeta, que si no me equivoco comparten cristianismo y judaísmo (nos ha jodido, como todos), aunque aquí patino y no sé que lamentaba, pues no lo he sabido nunca. Obviamente recuerdo que la multiplicación de panes y peces era un milagro de Jesús, y que las trompetas de Jericó derribaron las murallas de la ciudad. Y te JURO no haber mirado internet para responder, sino habria repondido mejor y más preciso.
    No creo que sea un problema educacional (que también), yo creo que el problema es cultural, a NADIE le interesa invertir su tiempo libre en aprender, y eso es lo realmente preocupante, además que todo aquello que suene a "cultura" o "educativo" se ve como si pusiera "cancerígeno".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí lo que tratamos es de explicar como es posible que se cree una alternativa a la Religión, con una asignatura que se llama así, Alternativa, y que lo que hagan es enseñar a jugar al bingo a niños entre otras gilipolleces más. Y la Religión, entendida como una base cultural, no solo la de por aquí, sino todas las religiones, con lo que nuestros conocimientos serian en todo caso, más completos que aprenderse el Catecismo católico como un papagayo. Gracias por entrar.

      Eliminar
  6. Paco,
    en mi opinión también es muy grave el problema de la educación en España, pero ojo que creo que los padres tenemos la mayor parte de culpa.
    Educamos fatal a nuestros hijos y en el cole no pueden hacer milagros.
    Después cuando llegan a casa pues nada a la videoconsola y así no molestan.

    Así nos va ...... somos el pais ideal para la fiesta, pero nada más .....

    Todos sabemos que aquí para triunfar lo único necesario es casarse con un torero .....

    ResponderEliminar
  7. Y operarse, Miguel Angel.
    Anonimo: la religion es algo vital para la formacion de una persona, y coincido con Paco, no se trata de adoctrinar como en la epoca de Franco, se trata de cultura, y gracias a las diferentes religiones se construyeron templos, pinturas, diferentes formas de Crissto en la cruz, si los pies iban separados o juntos. Todo eso se estudia tambien en la religion, porqu eforma parte de nuestra historia.
    Que le paso a Jesus cuando le dio por tirar las mesas de los cambistas en el templo, no fue un brote sicotico.
    En fin, que estoy con la mayoria de amigos que nos juntamos por aqui. Esto va mal, y creo que pronto ira peor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho peor compañero, mucho peor, si nadie lo remedia.

      Eliminar
  8. Bueno, mientras se termina de estropear,podemos hablar de ovejas negras.
    Alli me teneis.
    Abrazo

    http://unblogmuycule.blogspot.com.es/2012/12/contar-ovejas-negras_18.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si quieres insultar, este no es tu blog. Gracias.

Entradas populares de este blog

Ya sólo me queda uno

¡Viva España!

Barcelonistas forofos