La crisis del elefante.




La famosa frase de Julio César, en la que afirmaba que la mujer del Cesar no solo tenía que ser honesta sino que parecerlo, viene al pelo tras los hechos que rodean a los miembros de la Casa Real Española, y además en la época en la que vivimos en que se pide u obliga a realizar recortes en todos los ámbitos de la sociedad.
Con la que está cayendo en nuestro país, que ya no puede uno ni irse a cenar una nochecita con la mujer a la semana, y obviando en todo caso el hecho de si matar a un elefante puede ofender a millones de personas del mundo por aquello del maltrato animal, lo que sí parece salirse del tiesto es el ejemplo, uno más, que los miembros de nuestra Casa Real están dando al resto de los españoles.
En un país en que se quiere recortar hasta el derecho a la enseñanza y la sanidad, nuestro Rey, que podía ser perfectamente la mujer del César, se nos va de cacería al quinto coño, imagino que por un precio que seguramente daría de comer a varias familias durante un año, mata a un elefante que estaba el pobre comiendo hierba tranquilamente, y para más inri se cae y se rompe una cadera, por lo que el gasto se dispara porque ahora viene el viajecito de vuelta, la operación, la prótesis correspondiente y los gastos hospitalarios hasta que pueda volver a su despacho.
Que conste que yo no sé quien paga todo esto, si él de su bolsillo, si el Estado o la madre que nos parió, lo que sí sé es que el ejemplo es cojonudo para todos los habitantes de la madre patria, y no te digo, para el que no llega a final de mes, para el que le van a quitar su casa, o para los chavales que no encuentran ni un puñetero trabajo para poder irse de la casa de sus papis y montar su propia familia , o lo que les de la gana.
Nada más, no quiero decir nada más, pero cada día que pasa se me encoge más el alma, se me multiplica la tristeza, porque ya no es que no seamos honestos, ya es que ni nos preocupamos de simplemente parecerlo.

Majestad, creo humildemente que nos merecemos una explicación.

Y ahora un cuento para los chavales

Comentarios

  1. Muy bien dicho, educada y concreta visión de un desbarajuste más en este país de mierda que soportamos. Mi enhorabuena de nuevo, orgulloso estoy...

    ResponderEliminar
  2. Es que ya no sabe uno que hacer. Poco a poco te van quitando la fe en las personas, desde lacayos a Reyes.

    ResponderEliminar
  3. si hijo, tenemos una familia real ejemplar......, asi nos va, somos el hazme reir del mundo..............ainsssssssss que angustia....
    felicidades hermano , muy bien dicho.

    ResponderEliminar
  4. Paco, excelente! esa foto me dió tanto asco, no te puedo explicar... soy naturista por convicción, toda vida es suprema!
    Leí tb el cuento, muy lindo tb!

    Mis amigos españoles, se merecen un gobierno mejor, y tb, plantearse seriamente si tienen que tener sí o sí un Rey. Que para lo único que sirven las monarquías (además de parasitar) es para cuidar la imagen de un país, pero la verdad, entre el que caza y se fractura cumpliendo una ley kármica, el que se dá el tiro en el pie y los que roban, no se salva ninguno de la família.

    Perdón si alguno se ofende, pero hay cosas que superan cualquier sentido común!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Totalmente en desacuerdo con el artículo y con los comentarios.Mezcla de demagogia y oportunismo (sobre todo el comentario de Anita).

    ResponderEliminar
  6. Anónimo, si tienes que decir algo, dilo, pero no hagas tu también demagogia... y si puede ser identificate, aquí nadie se esconde. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Lo que tenía que decir lo he dicho, creo, bastante claro. Te agradezco que reconozcas con lo de "no hagas tu también demagogia", que los comentarios anteriores al mio son "también" demagogia.
    He participado en anteriores entradas de este blog, que me parece interesante, como -anónimo- y nadie me ha pedido que me identificara, seguramente porque fueron comentarios favorables.
    Pienso que siempre que se realice con respeto, sin ofender ni insultar, da igual que participe como -anónimo- o como Luis Perico si lo prefieres.
    Me gustaría saber si ¿se puede discrepar o necesariamente hay que comentar de forma laudatoria las entradas de este blog?. Gracias

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. No es necesario identificarse, es cierto, pero si seria importante que cuando se cataloga algún comentario de los que se viertan aquí o en cualquier otro sitio, se debe, creo yo, explicar un poquito el motivo de tal apreciación. De todos modos es mi opinión. Bienvenido siempre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si quieres insultar, este no es tu blog. Gracias.

Entradas populares de este blog

Ya sólo me queda uno

¡Viva España!

Barcelonistas forofos